Mindfulness Barcelona
Para solicitar información puede llamar al
639 341 304

Feliz AÑO 2020

07/01/2020
Hay situaciones en la vida que incitan de forma natural a sertirse agradecido o agradecida. A vivir la gratitud.

¿La gratitud afecta a nuestros cerebros?
Estudios científicos recientes sugieren que conlleva beneficios significativos para nuestra salud mental y física. Pero aun se sabe muy poco acerca de lo que realmente sucede en nuestro cerebro y cuerpo cuando lo experimentamos.
Una mejor comprensión de la fisiología de la gratitud puede ayudar a identificar estrategias para aprovechar sus beneficios para la salud y ayudar a las personas a comprender la importancia de fomentar esta poderosa emoción.

¿Qué ocurre en el cerebro cuando nos sentimos agradecidos?

Estudios científicos sugieren que la gratitud puede:
  • mejorar nuestro sueño,
  • mejorar nuestras relaciones,
  • protegernos de enfermedades,
  • motivarnos a hacer ejercicio, y
  • aumentar nuestra felicidad, entre muchos otros beneficios.

La neurobiología de la gratitud apunta a una pregunta más específica: ¿Puede nuestra actividad cerebral revelar algo sobre cómo la gratitud logra sus beneficios significativos? ¿Cómo la gratitud fortalece la conexión mente-cuerpo?

Dada la clara relación entre la salud mental y física, es importante comprender lo que sucede en el cerebro cuando sentimos gratitud e investigar en la relación sobre la conexión mente-cuerpo, es decir, cómo sentir una emoción positiva puede mejorar las funciones corporales.
Estos resultados han permitido a los científicos diseñar programas destinados a generar gratitud ayudándoles a concentrarse en las actividades y experiencias precisas más esenciales para obtener los beneficios de la gratitud.
Se han realizado investigaciones midiendo la actividad cerebral utilizando técnicas modernas de imágenes cerebrales (en forma de imágenes de resonancia magnética funcional o IRMf).
Las regiones asociadas con la gratitud son parte de las redes neuronales que se iluminan cuando socializamos y experimentamos placer.
Para distintos escenarios de investigación se pregunto a los participantes cuánta gratitud sintieron, y se correlaciono esta calificación con su actividad cerebral en ese momento. Si bien este enfoque no provocará exactamente los mismos sentimientos que en realidad a través de tales situaciones, los participantes informaron abrumadoramente fuertes sentimientos de gratitud, un profundo compromiso con la tarea y, quizás lo que es más importante, una mayor empatía.
Cuando los participantes en las investigaciones informaron esos sentimientos de agradecimiento, sus cerebros mostraron actividad en un conjunto de regiones ubicadas en la corteza prefrontal medial, un área en los lóbulos frontales del cerebro donde se unen los dos hemisferios.
Esta área del cerebro está asociada con la comprensión de las perspectivas, la empatía y los sentimientos de alivio de otras personas. Esta también es un área del cerebro que está masivamente conectada a los sistemas del cuerpo y el cerebro que regulan la emoción y apoyan el proceso de alivio del estrés.
 
La gratitud beneficia nuestras mentes de diferentes formas:

  • Puede ayudar a aliviar el estrés y el dolor.
Las regiones asociadas con la gratitud son parte de las redes neuronales que se iluminan cuando socializamos y experimentamos placer. Estas regiones también están fuertemente conectadas a las partes del cerebro que controlan la regulación básica de la emoción, como la frecuencia cardíaca y los niveles de excitación, y se asocian con el alivio del estrés y, por lo tanto, con la reducción del dolor. Sentirse agradecido y reconocer la ayuda de otros crea un estado corporal más relajado y permite que los beneficios subsiguientes del estrés reducido nos inunden.

  • Puede mejorar nuestra salud con el tiempo. También están estrechamente vinculados a las redes"opioides mu" del cerebro, que se activan durante el contacto interpersonal y el alivio del dolor.

Los datos de investigaciones recientes sugieren que debido a que la gratitud se basa en las redes cerebrales asociadas con los vínculos sociales y el alivio del estrés, esto puede explicar en parte cómo los sentimientos de agradecimiento conducen a beneficios para la salud con el tiempo.
De hecho, todos nosotros experimentaremos profundas pérdidas y luchas en nuestras vidas.

La capacidad de la gratitud para mejorar el sufrimiento en estas circunstancias no se deriva de nuestra capacidad de "pensar pensamientos felices" o negar la realidad. En cambio, sus beneficios probablemente se derivan de las mismas funciones que cumple en otros aspectos de nuestras vidas: nos reúne, crea conciencia de lo que tenemos y nos impulsa a considerar cómo podemos reconocer y difundir la bondad humana.

¿Y si decido practicarlo en mi vida cotidiana?
Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.