Mindfulness Barcelona
Para solicitar información puede llamar al
639 341 304

La practica Tonglen

14/01/2017
La practica del Tonglen – enviar y recibir en tibetano-

Tong, en tibetano, significa “enviar”, y Glen se traduce como “recibir” o también “aceptar” . Estos dos sentidos deben cabalgar en la respiración». Es tan importante lo que se acepta como lo que se da.

En la práctica Tonglen de dar y recibir, tomamos los diversos sufrimientos mentales y físicos de todos los seres incluidos nosotros mismos: miedo, frustración, dolor, ira, culpa, rencor, amargura, duda y furor, y les damos, mediante el amor, toda nuestra felicidad y todo nuestro bienestar, paz mental, curación y plenitud.

En lugar de tratar de rechazar lo que nos parece indeseable y atraer lo que consideramos beneficioso, empezamos a aplicar la lógica de este entrenamiento consciente –que va completamente contra la corriente–, inhalando todo lo que llamamos negativo, dejando que se disipe en la luminosidad brillante en nuestro interior, y exhalando todo lo positivo hacia el mundo, hacia los otros y hacia las partes cerradas y dolidas de nosotros mismos.

Empezamos a ver que con la práctica de tonglen sabemos qué hacer aun ante las situaciones más complicadas; aprendemos a conectar de manera viva con el dolor y a abrir el corazón para que quepa tanto el sufrimiento como lo que lo alivia: la generosidad, la empatía, la ecuanimidad y la confianza en nosotros mismos y en el potencial humano.

La práctica de tonglen —recibir y enviar— está diseñada para ponernos en contacto con el auténtico corazón noble.
Tonglen es una práctica que crea espacio, que ventila el aire de nuestras vidas para que la gente pueda respirar libremente y relajarse.

Cuando nos encontramos con cualquier tipo de sufrimiento, la instrucción tonglen nos dice que debemos inspirarlo con el deseo de que todo el mundo se libere del dolor.
Cuando nos encontramos con cualquier tipo de felicidad, la instrucción es espirarla, enviarla hacia fuera con el deseo de que todo el mundo pueda sentir alegría. Es una práctica que permite a la gente sentirse menos cargada y menos tensa, una práctica que nos enseña a amar incondicionalmente.

En el Tonglen, estamos dispuestos a tomar nuestro propio sufrimiento y el sufrimiento de los demás, y enviar luminosidad y tranquilidad.
La meditación Tonglen consiste en que cuando algo es doloroso o indeseable, lo inspiramos. No nos resistimos a ello. Con una sensación de espacio en el corazón, con mucha apertura.
Si puedes conocer una emoción en tí mismo puedes conocerla en todos los seres
Para tener compasión por otros, tenemos que poder tener compasión por nosotros mismos.
La compasión empieza cuando nos hacemos amigos de nosotros mismos y de nuestras zonas turbias. Lo que haces por tu persona, también lo haces por los demás, y lo que haces por los demás, lo haces por ti.
De hecho, la propia actitud hacia el dolor puede cambiar. En lugar de defenderse y esconderse de él, se puede abrir el propio corazón y permitirse sentir ese dolor, sentirlo como algo que nos suavizará y purificará y nos hará mucho más amorosos y amables.

La práctica de Tonglen es un método para conectarse con el sufrimiento -el nuestro y el de todo lo que nos rodea- dondequiera que vayamos.
Si sientes algo que te deleita (si conectas con algo que es inspirador, vivificante, relajante…) lo espiras, lo regalas, lo envías a todos los demás.

Esta práctica despierta nuestra sensación de estar unidos con todos los seres.

La práctica consiste en:
Inhalar sufrimiento -el tuyo, el de otros, el del mundo- y exhalar compasión -por ti, por otros, por el mundo.

Es difícil sentir compasión cuando sentimos dolor, especialmente cuando el dolor es por los actos de otra persona o por algo que no podemos controlar. Por eso este práctica es tan importante.
Es importante cuando haces esta meditación no juzgar lo ocurrido y simplemente reconocer y sentir el dolor del otro y luego enviarle amor y compasión.
La práctica de Tonglen nos ayuda a reconocer el dolor en otra persona o en uno mismo, sentirlo y dejar que ese dolor nos purifique, nos suavice y nos haga mejores personas.
Es un método para conectarnos con el sufrimiento, el nuestro y el de personas alrededor. Esta práctica nos enfrenta con nuestro propio miedo a sufrir mientras despierta la compasión.
Tonglen gira la lógica de evitar sufrimiento y buscar el placer, y en el proceso, nos liberamos de la prisión antigua del egoísmo. Comenzamos a sentir amor por el otro, por nosotros mismos y también comenzamos a cuidarnos. Despierta en nosotros la compasión y nos abre los ojos a una realidad mucho más grande de lo que pensábamos.”
Inhala por el mundo entero y exhala por el mundo entero. Utiliza tu sufrimiento personal cómo el camino a la compasión por todos los seres vivos sobre la tierra.

Como práctica formal, el Tonglen tiene cuatro etapas (como lo enseña la monja budista Pema Chödrön)

Primera Etapa: Irradiar apertura, irradiar corazón despierto

Segunda Etapa: Trabajar con la textura.

Visualizas que estás inspirando por todos los poros de tu cuerpo algo oscuro, pesado y caliente (porque es la textura del veneno, la neurosis y la fijación)

Visualizas que espiras, que eshalas por todos los poros de tu cuerpo algo blanco, ligero y fresco (textura de la apertura)

Tercera Etapa: Inspiramos el sufrimiento inmediato y específico de una persona determinada o animal o de uno mismo.
Siente su dolor, inhala y siente en tu cuerpo físico sus lágrimas, su dolor en el pecho, y su sufrimiento.
Inspirar el dolor de una persona o animal muy concreto a quien deseas ayudar, y espiras hacia esa persona espaciosidad, o bondad, o cualquier cosa que puede aligerar su carga.
Exhala hacia ellos relajación, amor y compasión. Siente el amor y la luz alrededor de ellos trayendo sanación y felicidad. Exhala amor en cada célula de tu cuerpo.
Puedes ser tu misma objeto de la práctica.

Cuarta Etapa: Extendemos nuestro deseo de aliviar el sufrimiento a todas las personas.

Por ejemplo, si te centraste en una persona conocida deprimida, ahora te centras en todas las personas que están sintiéndose de ese modo.

Es un método para superar el miedo al sufrimiento y para disolver la dureza de nuestro corazón. Principalmente es un método para despertar la compasión que es inherente a todos nosotros, sin importar cuán cruel o fríos podamos parecer.

Este es el centro de la práctica: inspirar el dolor de otros para que puedan estar bien y tener más espacio para relajarse y abrirse, y espirar, enviándoles relajación o aquello que tu sientas que les traería alivio y felicidad.

Sin embargo, a menudo no podemos hacer esta práctica porque nos enfrentamos con nuestro propio miedo, nuestra propia resistencia, enojo, o cualesquiera que sea nuestro sufrimiento o estancamiento personal en ese momento.

Es ahí que puedes cambiar el foco y comenzar a efectuar tonglen por aquello que estas sintiendo y por millones de otros como tu que en ese mismo momento están sintiendo exactamente el mismo estancamiento y miseria.
Puede ser que seas capaz de identificar claramente tu dolor como terror, repulsión, enojo o deseo de venganza.

Así que inspiras por todos aquellos que están atrapados en esa misma emoción y les envías alivio o aquello que abra espacio para ti y los innumerables otros. Puede ser que no identifiques lo que estas sintiendo. Pero puedes sentirlo – una dureza en el estómago, una oscuridad pesada, o lo que sea. Sólo contáctese con lo que estas sintiendo e inspíralo, llévalo adentro – por todos nosotros y envía alivio a todos nosotros.

La gente frecuentemente dice que esta práctica va en contra de la naturaleza de cómo nos fortalecemos usualmente. En verdad, esta práctica va en contra de las cosas que queremos según nuestro código, de querer que funcionen para nosotros sin importar qué suceda a los otros.

Esta práctica disuelve la armadura de la propia protección que tan fuertemente hemos creado alrededor nuestro.
Comenzamos a sentir amor por nosotros mismos y otros y también comenzamos a ocuparnos de nosotros y otros. Despierta nuestra compasión y también nos introduce a una visión más amplia de la realidad.
Al hacer la práctica nos comenzamos a conectar con la dimensión abierta de nuestro ser. Al principio experimentamos esto como que las cosas no son tan importantes o tan sólidas como antes lo parecían ser.

La práctica de Tonglen puede ser efectuada para aquellos que están enfermos, para quienes están muriendo, o acaban de morir, o para aquellos que tienen un dolor de cualquier tipo.

Puede realizarse como una práctica de meditación formal o súbitamente en cualquier momento. Por ejemplo, si estas caminando y ves a alguien que sufre, inmediatamente puedes comenzar a inspirar el dolor del otro y enviarle algún alivio.

Así es que inmediatamente puedes efectuar tonglen para toda la gente que son como tu, para todos los que desean ser compasivos pero en cambio tienen miedo, para todos los que desean ser valientes pero en cambio son cobardes.
En lugar de castigarte a ti mismo, usa tu propio estancamiento como un peldaño para comprender aquello que la gente rechaza en todo el mundo.

Inspira por todos nosotros y espira por todos nosotros.

Usa lo que parece veneno como medicina. Usa el propio sufrimiento personal como camino de compasión hacia todos los seres.
Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.